¿POR QUÉ VISITAR ROMA?

“Si todos los caminos llevan a Roma, ¿cómo se sale entonces de Roma?”. Esta frase de la poeta Cori García no es solamente una ingeniosa ocurrencia, además es una verdad como un templo. Un templo romano, por supuesto. La capital italiana, la “Ciudad Eterna”, tiene tanto patrimonio y encantos que lo complicado no es llegar a ella, sino querer salir una vez hemos caído en su red.

CITTÀ ETERNA / CIUDAD ETERNA

Roma ciudad eterna - Roma

Fundada en el 753 a. C., los casi 2800 años de la historia de Roma son, en gran medida, la historia de Occidente. En su época de máxima expansión, los límites del Imperio abarcaban desde el Océano Atlántico hasta el Golfo Pérsico, de Inglaterra (“Britania”) al Sáhara. Pasear por Roma es caminar sobre la Historia misma, y a pesar de la energía y actividad frenética que hoy desprende la ciudad, una calma antigua sopla entre los monumentos y ruinas que la pueblan. Pasear por Roma es caminar entre los cimientos de una de las civilizaciones más prósperas y duraderas jamás construidas.

ROMA ES MONUMENTAL

Roma es monumental - Roma

Hay que caminar con cuidado en Roma, y no sólo nos referimos al famoso y caótico tráfico que inunda las calles de la capital italiana, sino a la cantidad de monumentos y obras de arte que la salpican por doquier. Si el visitante despistado gira una esquina sin saber muy bien dónde está, la sorpresa al encontrarse de frente el impresionante Panteón puede dejarlo sin aliento. Un ejercicio que puede sernos útil de cara a prepararnos para la majestuosidad de Roma, es el visionado de la película “La Gran Belleza”, de Paolo Sorrentino. Esta cinta es una carta de amor a la capital italiana, y en ella la ciudad brilla como la estrella que es. Contemplar el Coliseo de noche, cuando las luces que lo iluminan acentúan su grandiosidad; tirar una moneda a la fuente más famosa del mundo, la Fontana di Trevi, dejando así claro nuestra intención de regresar; visitar las iglesias y basílicas de la ciudad con obras de Caravaggio, Miguel Ángel, Rafael, Bernini, etc.; la lista de cosas por hacer en Roma es tan larga como atractiva, el único problema es repartir bien el tiempo para que no nos queden demasiadas cosas por ver.

ROMA ES ARTE

Roma es arte - Roma

Es bien sabido que historia y arte caminan de la mano, sólo así se entiende el patrimonio artístico tan vasto que nos ofrece la ciudad. No sólo por los siglos de antigüedad que carga sobre la espalda la capital italiana, sino que este país ha estado a la vanguardia del arte en muchos tramos históricos. Desde la Capilla Sixtina en el corazón del Vaticano, hasta los artistas callejeros que pintan sus cuadros en las aceras del Trastevere, toda la ciudad respira arte. La cantidad de museos y galerías repartidos por toda la ciudad es abrumadora, así como el renombre de los artistas cuyas obras podemos contemplar en estos espacios; difícilmente los amantes del arte se irán decepcionados de Roma. De hecho, difícilmente los amantes del arte se irán (completamente) de Roma.

ROMA ES VIDA

Roma es vida - Roma

Que nadie se deje engañar por la antigüedad y tradición romanas, esta ciudad está hoy más viva que nunca. Siendo uno de los destinos turísticos más visitados del mundo, pasado y presente se dan la mano en las vías y plazas de la Ciudad Eterna. Todos los países del Mediterráneo comparten rasgos en común: clima, cocina, modo de vida, incluso ciertos rasgos de personalidad entre sus gentes. Pareciera que la vida en sus orillas discurre de otra manera, más alegre y distendida. Esto se hace más evidente en Roma que en otras ciudades. Los romanos son famosos por su carácter abierto y dicharachero, por su alegría y ganas de conocer gente y de hacer que esa gente conozca su ciudad y cultura. Que nadie se extrañe si tras una breve conversación en uno de los bares o cafeterías de Roma con uno de sus vecinos, se encuentra unos minutos después compartiendo mesa en su casa. Avisados estáis.

ROMA ES UN BANQUETE

Roma es un banquete - Roma

Hablar de Italia es hablar con la boca llena, de pasta y pizza, probablemente. La cocina es uno de los rasgos más identitarios del país, y la variedad es tan grande como amplia su historia. La capital no iba a ser menos, y el elenco de platos y manjares que nos ofrece seducirá por igual a glotones y exquisitos. La famosa pasta “cacio e pepe” (queso y pimienta), la deliciosa amatriciana, el saltimbocca, la cola de buey a la romana... la lista es deliciosamente larga. Esta ciudad se disfruta aún más con un helado italiano en la mano, o parando en una de sus cafeterías para valorar ese maravilloso café que tanta fama (y de manera tan merecida) ostenta. También los vinos italianos merecen ser tenidos en cuenta si hablamos de su cocina, aunque en este país tienen más tradición de vinos blancos que de tintos. Desde aquí os recomendamos alguna denominación propia de la región de la Lazio, de la cual Roma es capital, como por ejemplo “Castelli Romani” o “Frascati”. Un brindis por Baco es obligatorio al visitar la ciudad, eso sí, procuremos beber con más moderación de lo que hacían los antiguos romanos.

Buendía Tours
BUENDIA TOURS
Avenue de la Renaissance 16
1000 Bruselas, Bélgica
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Diseño y Desarrollo Web por Studio Machado / © BUENDIA TOURS

¡ATENCIÓN! ESTE SITIO USA COOKIES.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Leer más

Aceptar